El mejor libro que he leído

Muchas veces me han preguntado cuáles son los libros que más me han impactado. Hacer una lista siempre es muy subjetivo y, creo yo, demasiado personal porque no todos compartimos los mismos gustos e intereses. De hecho, las lecturas que logran atraparme casi nunca coinciden con los escritores de moda o con los recomendados por la crítica especializada. Usualmente me llaman la atención la novela histórica y testimonial, pero si sólo tuviera que recomendar un libro, ese sería sin duda “El Sentido Común” de Thomas Paine.

"El Sentido común"

“El Sentido común”

Este, considero yo, es un libro que todo el mundo debería leer, el que todos los padres deberían regalar a sus hijos en cuanto estos empiezan a razonar. Aunque fue escrito hace más de dos siglos, nunca ha perdido su vigencia porque es una crítica a los gobiernos hereditarios y autoritarios.  Su mayor enseñanza es que todos nacemos libres e iguales y que no somos siervos ni vasallos de ningún rey, algo que aunque parezca raro, muy a menudo se nos olvida.

La historia de este libro es muy singular. Es más, ni siquiera es un libro, es un folleto, un panfleto que fue escrito en 1776 por un inmigrante inglés, dirigido a los habitantes de Las Trece Colonias americanas que luchaban por independizarse de la Gran Bretaña. En nuestros días es lo que nosotros llamaríamos un best seller, ya que en su primer año se vendieron más de 500.000 copias, curiosamente un gran porcentaje de ellas, no en América sino en Francia y Gran Bretaña. Dada su abrumadora acogida, no fueron suficientes sus primeras 25 ediciones por lo que era muy común encontrar resúmenes del folleto escritos a mano circulando por las colonias.

Las 13 colonias inglesas en 1776

Las 13 colonias inglesas en 1776

La importancia de este libro, radica en que fue el primer argumento razonado en favor de la Revolución Americana. Las ideas de Paine son tan contundentes que prácticamente de la noche a la mañana este folleto convenció a los colonos de que solo la independencia les aseguraría el goce de derecho de libertades.

“La sociedad en cada estado es una bendición, pero el gobierno, incluso en su mejor estado, no es sino un mal necesario.”

“Cuando el mundo fue invadido por la tiranía, la menor reforma se convertía en una gloriosa conquista. “

“Los gobiernos absolutos (a pesar de ser una desgracia para la naturaleza humana) tienen esa ventaja: que son simples; si el pueblo sufre, saben la causa del sufrimiento, conocen así mismo el remedio general, por eso no se molestan en proveer otras curas y remedios necesarios.”

Thomas Paine, nace en Thetford (Inglaterra), en el año 1737, hijo de un corsetero cuáquero y su mujer anglicana. Durante los primeros años, recibe escasa educación, aunque asiste a la escuela local hasta los 13 años, edad en la que comienza a ganarse la vida por su cuenta.

Trabajó en diversos oficios, sin mayor fortuna, desde hacer manufacturas textiles hasta perseguir contrabandistas. Su ilustración fue autónoma y singular, sin maestros, ni universidades.

Thomas Paine

Thomas Paine

Por casualidad conoció a Benjamín Franklin en Inglaterra, y este lo convenció de las oportunidades que podían surgir en una sociedad nueva como la norteamericana, para alguien con inquietudes como él, por lo que decide embarcarse en su aventura de ultramar, arribando a Filadelfia en 1774, cuando tenía poco más de cuarenta años.

Para salir adelante, y gracias a las recomendaciones del inventor del pararrayos, se establece como redactor exclusivo (aunque eso sí, con numerosos seudónimos), del Pennsylvania Magazine or American Museum, uno de los primeros periódicos de las colonias.

Thomas Paine, es quizás, el más grande teórico político que ha parido la humanidad. El creía firmemente que los colonos americanos tenían en sus manos la posibilidad de volver a empezar de nuevo la historia del mundo, sin necesidad de copiar los modelos de gobierno europeos de la época, modelos que, a la vista estaba, siempre se caracterizaron por ser tiránicos y corruptos.

Durante la guerra de independencia “1776-1783”, Paine se alisto como voluntario en el Ejercito Continental, combatiendo bajo las ordenes de George Washington.

Para cuando la guerra concluyó, Paine era el hombre más leído de Occidente, y seguía sin un penique. Siempre le pareció incorrecto cobrar derechos de autor que encareciesen el precio de los panfletos y entorpecieran así la difusión de su pensamiento.

En 1787, Paine regresó por un tiempo a Inglaterra. El propósito inicial era recaudar fondos para un puente en Pensilvania diseñado por él, pero el estallido de la Revolución Francesa le hizo sentirse profundamente implicado y fue a parís. En 1791 publico “Los Derechos del hombre”, obra en la que defendía la revolución europea, pero más que una férrea defensa, se trataba de un profundo análisis de las verdaderas raíces del descontento en Europa: los gobiernos arbitrarios, la pobreza, el analfabetismo y la guerra. El libro fue prohibido en Inglaterra porque era antimonárquico. De hecho, Thomas Paine estuvo a punto de ser detenido por sedicioso cuando viajaba hacia Francia, donde había sido elegido diputado en la Convención Nacional. Ahí, en cambio, fue encarcelado por Robesepierre en 1793, acusado de haber votado contra la ejecución del rey destronado Luis XVI.

Tras ser liberado se quedó en Francia hasta 1802, año en que retorno a América, luego de aceptar la invitación de regresar que le hizo el presidente Thomas Jefferson. Este admiraba a Paine, con el que había mantenido una estrecha relación cuando Jefferson fue embajador de los Estados Unidos en París.

Su regreso fue algo que lo decepcionó. Siguió escribiendo críticamente contra la doble moral puritana, contra los demócratas y contra la religión, lo que le hizo perder amigos y ganar enemigos. Murió en la ciudad de Nueva Cork, el 8 de Junio 1809. Sin duda fue un adelantado para su época.

El libro lo pueden leer aquí. A quienes no lo hayan hecho, les prometo un cambio de paradigmas, una nueva forma de entender las revoluciones y la historia.

Anuncios
2 comentarios
  1. luis carlos dijo:

    no me veo regalando este libro a mis hijos… quizás “ética para Amador” de F. Savater me parezca más apropiado. Es cuestión de gustos

  2. Juan dijo:

    Libro es las venas abiertas en america latina de eduardo galeano, ese es un buen libro .

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: