¿Por qué cancelé mi cuenta personal de facebook?

  • Porque en lugar de amigos, estaba lleno de un montón de personas que sólo decían serlo.
  • Porque en lugar de conversaciones que aporten con aprendizaje, conocimiento, reflexión u opinión, me encontré con una sala de chismes, ataques, fanatismos, y una exagerada e infructuosa competencia por parecer el más inteligente, importante, cool y astuto de la comunidad.
  • Porque había momentos en que yo mismo me veía convirtiéndome en otro más de los mencionados en el punto anterior.
  • Porque en cada uno de sus comentarios, personas que antes me parecían inteligentes y respetables, poco a poco iban revelando su ignorancia e incapacidad de opinar por sí mismos, sino en nombre de algún ismo, formulado por algún otro que les tiene hipnotizados y adoctrinados.
  •  Porque para algunas personas, opinar algo diferente,  era un ataque personal del cual tenían que defenderse agresivamente y encima sin dar la cara ni responsabilizarse de sus comentarios.
  • Porque todo esto empezó a acentuar mi hastío hacia el pensamiento colectivo en Quito y en nuestro país.
  • Porque empecé a sentir que estaba perdiendo el tiempo, existiendo de manera virtual, en un lugar que lo más parecido en el mundo físico sería la típica reunión cargosa de la cual uno quiere salir corriendo y no volver a ser invitado jamás.
  • Porque a pesar de que ya no disfrutaba leer y escribir en ese lugar, algo muy morboso en mí me hacía seguir permaneciendo, como si fuera alguna secta de la cual uno no puede deslindarse.

Por todo esto y por mucho más, decidí ejercer mi libertad y cancelar mi cuenta personal, haciendo click en los innumerables pasos que facebook te va señalando cuando quieres cancelar la cuenta, para que desistas de tu decisión y te vayas sintiendo un ser marginal que si decide irse de ahí habrá perdido contacto con todo el cariño, el amor, la atención, el acompañamiento, el apoyo y los cuidados de todo ese montón de gente que se han ido convirtiendo en tus inseparables amigos.

Por suerte tengo buen entrenamiento en decir NO, sobre todo a pastores, líderes de sectas, movimientos religiosos, salvadores del mundo y similares. Ahora respiro más profundo, camino más ligero y disfruto de escribir en otros espacios que sí son verdaderamente constructivos e interesantes.

Y cuando quiero conversar con mis amigos, me basta con llamar a alguno de mis panas e irme a almorzar o tomar un café con ellos, eso sí nunca nos hemos escrito por Facebook.

Psic. Esteban Prado Saona.

@tulaberinto.facebook, amistad, sectas, liberad, pensamiento, reflexión, individuo, pensamiento colectivo, sociedad, sistema, ciudad.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: