La dicotomía no es democracia o dictadura

Los demócratas (desde Habermas, pasando por Hillary Clinton y Fukuyama entre una larga serie de propagandistas del democratismo) han sembrado la ilusión de que no tenemos más remedio que elegir entre la democracia de masas y la dictadura. Es decir, que si no elegimos todos por todos, la otra única posibilidad es que elija alguien por todos. En realidad hay, siempre hubo -y para al menos el 90% de asuntos de la vida humana es así como vivimos- una tercera y más pulcra alternativa: la libertad individual. La libertad individual se ejerce sobre el propio cuerpo, nuestras acciones con y desde dicho cuerpo, nuestros bienes propios y los bienes ajenos a los que tengamos acceso por invitación -es decir, mediante tratos libres.

En realidad el continuo es uno de Dictadura > Democracia > Sociedad Libre.Los sistemas politicos en esencia

En una Dictadura, un hombre o una cúpula deciden por todos (recordemos que el poder no es ni liderazgo ni influencia, en el mejor de los casos a estos dos últimos se les puede llama “soft power” con el léxico de la ciencia política). Es decir que deciden (no presiona, no inspiran, no sugieren: mandan) sobre los cuerpos y bienes de otros. La Democracia puede parecer una mejora sustancial, pero en realidad la Ley de Hierro de la Oligarquía (observación de Michels, sociólogo de izquierda, para más señas) nos indica que aunque las decisiones sean colectivas, su ejecución -y amplios poderes para ello- de todas maneras será irremediablemente asunto de una cúpula. Eso significa que el ropaje democrático es siempre útil para el Establishment político: le da legitimidad a cualquier acción arbitraria “porque nos lo hacemos a nosotros mismos”.

Esto es secundario en realidad, el principal problema de la democracia es que decidimos -imponemos- por los demás en temas ilegítimos. ¿Cómo saber qué es legítimo de votarse o delegarse mediante voto? Es bastante simple en realidad: todo lo que no permitiríamos a un vecino imponernos (decirnos qué comer o no, cómo vestirnos, qué pensar, si utilizar drogas para curarnos/placer/mejorarnos y cuáles, cuánto aportar a X o Y causa social/religiosa/ecológica) la suma de vecinos (- eso es la sociedad que tanto nos gusta idealizar: la suma de los vecinos geográficos- tampoco puede imponernos. La suma de vecinos no adquiere legitimidad para imponer que los vecinos individualmente no tiene sobre nosotros. La mayor parte del tiempo la democracia es una dictadura de las mayorías, directa (si es democracia directa) o indirecta (si hay centralización de poder territorialmente o en ciertos personajes). La democracia ha causado cortoplacismo (consumismo) cultural, países endeudados, tiranías y guerras para imponerla.

La Sociedad Libre (o Sociedad Abierta) en cambio se construye mediante el respeto máximo posible (y sobre el término posible hay un vigoroso y necesario debate entre localistas-autonomistas, republicano-liberales, minarquistas y anarcoliberales) a la autonomía del individuo. Se parte de la premisa de que podemos hacer cualquier cosa en nosotros y nuestros bienes que no invada o destruya la integridad física o bienes de terceros que no lo consienten.

Todos los sistemas políticos antiguos y contemporáneos han sido dictaduras, democracias o sociedades libres. Hay abundantes casos de cada uno de los tres en diversos grados y con inevitables resultados. Desde luego, pues todo país tiene ocasionales comportamientos mafioso-dictatoriales, democracias o asambleas comunales o grandes espacios de autonomía individual que se ven bajo amenaza de los dos primeros utilizando leyes e impuestos todo el tiempo. La próxima vez que alguien le diga que usted debe elegir entre dictadura y democracia, respóndale que no es necesario ni justo elegir entre dictadura individual o dictadura de las mayorías: es posible ir devolviendo autonomía a los individuos para trazar sus redes de cooperación personal y productiva según su propio ritmo y deseo.

Quizás es hora de atreverse a ver más allá de la democracia.

 

 

Anuncios
4 comentarios
  1. Antonio dijo:

    El primer error de tu texto es que propones como tercera vía la libertad individual partiendo de un error conceptual: la propiedad sobre el cuerpo. Aquello es imposible, ya que cuerpo y mente son inseparables.
    El segundo error es que hablas de “bienes propios y ajenos”: ¿cómo se determina a priori cuáles son los bienes propios y los ajenos?

    Otro de los problemas es que hablas de que “el principal problema de la democracia es que decidimos -imponemos- por los demás en temas ilegítimos”. ¿Cómo determino lo legítimo de lo ilegítimo a priori? Asumo que me dirás que lo ilegitimo es todo aquello que sea incompatible con la propiedad del cuerpo, pero, primero, debes de demostrar que un individuo es propietario de su cuerpo. Es decir, que hay dos entes: cuerpo y mente. O sea, una mente propietaria de un cuerpo.
    Sostener la propiedad del cuerpo es metafísica pura y dura. Lee neurociencia; lee a Steven Pinker, a Rodolfo Llinás, a Robert Kurzban -por citarte a unos cuantos-, sobre que el dilema mente-cuerpo no existe.

    ¿Entonces qué queda? La democracia deliberativa, que es una concepción de la democracia y es la que sostiene Habermas, parte de que una norma adquiere validez sólo cuando los potencialmente afectados por las normas en juego toman parte de su proceso de creación. Es decir, mediante el proceso democrático nadie deberá imponerme reglas en las que yo no haya participado previamente en su proceso de creación.

    Ahora, esto no dice nada acerca de su deseabilidad, simplemente lo que digo es que democracia deliberativa es coherente con el principio de igualdad (todos deberíamos de ser tratados como iguales) y libertad (nadie debería de imponerme algo que yo no he aceptado).

  2. Andres Vera Teran dijo:

    Acertado articulo!!

  3. Excelente entrada en este blog que no había tenido la oportunidad de conocerlo.
    Finalmente leo algo con lenguaje sencillo que explica claramente esa falacia de que solo hay 2 caminos para regir una “sociedad”.

  4. Reblogueó esto en Con voto y sin vozy comentado:
    En lenguaje sencillo, la explicación sobre la tercera vía de la cual los estados no quieren que sepas.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: